...
 

Commodore >> Entrevista
Los 30 años de la Commodore 64, la computadora que cambió la historia de la computación hogareña



Entrevista realizada por Axel Marazzi (@amarazzi), redactor del diario La Nación (Argentina), para la nota publicada en la edición electrónica el 13 de agosto de 2012.


Axel Marazzi: ¿Diego, por qué consideras vos, personalmente, que la Commodore 64 tuvo tanto éxito?


Diego Chiacchio: Cuando comenzaron a llegar las computadoras a los hogares, tener una computadora en la casa, en aquella época, era como tener una nave espacial hoy en día. Muchos no sabían lo que era una computadora. La mayoría no sabía utilizarla, a veces ni siquiera sabía cómo se encendía. Todos los que hicimos nuestros primeros pasos en la computación en esos años tuvimos que leer enormes manuales de operación y programación. Era tedioso, pero a su vez una aventura fascinante.

Por su bajo costo y grandes prestaciones, la Commodore 64 fue la primera computadora de mucha gente. Acercó el poder de la computación al hogar.

Aunque tuvo rivales, como la ZX Spectrum, la C64 tuvo un éxito arrollador. En Estados Unidos, su país de origen, Commodore ya había tenido éxito previamente con la línea PET y luego con la VIC-20, que fue una de las primeras computadoras hogareñas capaces de trabajar con colores. La C64 se basó en el éxito de sus antecesoras, pero fue mucho más allá. Cuando Commodore se propuso la creación de una computadora para suceder a la VIC-20, sabía que los precios de las memorias estaban cayendo y que muy pronto estarían a un valor aceptable antes de iniciar la producción. Entonces, dictaminó que la nueva máquina debía tener 64 Kb de RAM.

Esa decisión, entre muchas otras, fue la clave del éxito.

A.M.: ¿Por qué fue tan importante en el mundo de la tecnología?

D.C.: Cuando la Commodore 64 fue presentada en el Consumer Electronics Show de 1982, la presentación fue tan impresionante que, tal y como lo recuerda el ingeniero de producción David A. Ziembicki: Todo lo que veíamos en nuestro pabellón era gente de Apple y Atari con la boca abierta y preguntando "¿cómo pueden hacer esto por 595 dólares?". La respuesta era la integración vertical: gracias a ser Commodore la dueña de las plantas de fabricación de semiconductores de MOS Technology, cada C64 tenía un costo de producción muy bajo.

Pero la estrategia comercial no fue la única lección que Commodore les dio a sus competidores. La C64 se convirtió en un punto de inflexión en el mundo de las home computers por su innovación tecnológica: ofrecía prestaciones en gráficos y sonido iguales o superiores a las de máquinas cinco veces más caras; tenía el primer sintetizador de sonido fabricado para una computadora hogareña, el chip SID (Sound Interface Device), que era una auténtica maravilla para la época.

Pero su importancia en el mundo de la tecnología queda al descubierto si tenemos en cuenta que la Commodore 64 tenía una excelente arquitectura de hardware, dada su expansibilidad, e incluso se la considera la mejor plataforma informática de todos los tiempos por su versatilidad.

A.M.: La C64 es la computadora más vendida de todos los tiempos, ¿considerás que alguna la podrá superar?

D.C.: No, ninguna computadora de hoy en día la podrá superar porque el concepto de fabricación actual es muy distinto al de aquella época. La Commodore 64 fue fabricada de manera ininterrumpida desde 1982 hasta 1993, es decir, 11 años !! Por ejemplo, se vendieron más C64 que todas las Apple Macintosh vendidas hasta este momento en todo el mundo.
Ese dato habla por sí solo. :)


A.M.: ¿Cuán importante fue la C64 en el mundo de los videojuegos?

D.C.: La flexibilidad de la arquitectura de la C64 favoreció el desarrollo de muchos periféricos que a su vez la acompañaron y potenciaron. Gracias al aprovechamiento de las capacidades gráficas y sonoras de la C64, muchas casas de software sorprendieron a los usuarios con productos de muy alta calidad.

Alrededor de esta máquina se desarrollaron muchos juegos. Se escribieron, por ejemplo, versiones de prácticamente todos los títulos de las máquinas de arcade clásicas (Pacman, Galaga, Frogger, Gyruss, Space Pilot, Green Beret, etc.) y de otras más modernas como Wonder Boy, Double Dragon, Ghost'n Goblins y Space Harrier, solo por nombrar algunas conversiones con muy buen nivel de fidelidad respecto a su original. Juegos específicos como Fist II, Impossible Mission, Karateka, Saboteur, The Infiltrator, The Last Ninja y Uridium eran sencillamente sorprendentes para su época.

Otros títulos como Eidolon, Scarabaeus y Little Computer People quizá aportaron ideas sobre las que, años más tarde, se basarían los primeros First Person Shooters de PC como Wolfenstein y el juego de simulación The Sims.

A.M.: ¿La tecla Commodore (la que está a la izquierda del teclado) fue la inspiración de las que más tarde se pudieron ver en teclados para Windows?

D.C.: Se dice que la C64 fue el primer equipo en tener una tecla con su marca. La tecla "Commodore" permitía realizar funciones especiales utilizándola en combinación con el resto de las teclas. Era una tecla similar a las que podemos encontrar hoy en los teclados de Apple (con la manzanita) y en los teclados de PC con la tecla "Windows".

Sin embargo, su predecesora, la VIC-20, lanzada en mayo de 1981, ya contaba con esa tecla. En combinación con la tecla Shift se usaba para cambiar entre mayúsculas y minúsculas, y para acceder a los 62 símbolos gráficos del teclado.

La tecla "Commodore", luego, se conservó en todos los modelos posteriores de la compañía.

A.M.: ¿Recordás la importancia que tuvo en Argentina cuando fue lanzada oficialmente?

D.C.: Las Commodore aparecieron en el país a fines de 1984, cuando la situación económica se encontraba relativamente estable y hubo un importante incremento de la industria de productos electrónicos. El lanzamiento de la C64 en Argentina fue muy importante, ya aún las MSX no habían llegado y en el mercado se encontraban mayormente Texas TI-99/4A y clones de Sinclair. Gracias a la licencia que obtuvo Drean para ensamblar las máquinas en el país, aunque se podía encontrar alguna máquina en su versión original, con la norma NTSC para la salida RF, en general se prefería la nacional adaptada al sistema PAL-N.

Si bien las Commodore fueron usadas principalmente para entretenimiento, tuvieron una gran aceptación en las escuelas, siendo luego desplazadas parcialmente por la llegada de las MSX.

En el caso particular de la C64, fue rápidamente aceptada por miles de usuarios. La máquina se podía conseguir por unos 390 australes, que era un precio muy similar en dólares debido a la casi paridad de ambas monedas en esa época.

Tal como sucedió con las Sinclair y sus clones, las Drean Commodore también fueron apoyadas por las publicaciones informáticas del momento como las revistas Programación Popular y K64. También, la gran cantidad de tiendas de computación surgidas favorecieron la distribución de software, mayormente juegos, por lo que la C64 pasó a ocupar el lugar más importante en el mercado informático argentino.


A.M.: Diego, ¿por qué sos un entusiasta de la C64?

D.C.: Bueno, mi entusiasmo por la C64 está históricamente ligado a mi entusiasmo por las computadoras. La primer máquina que vi y usé en mi vida fue una CZ-1500 que tenía uno de mis primos. Un año después, en 1986, inicié mis estudios de computación con cursos de BASIC donde utilizaban la Texas TI-99/4A. Pero mi primer computadora fue una Commodore 16.

A pesar de su hardware limitado, la C16 me permitió aprender mucho sobre la arquitectura de la plataforma. Cuando vendí la C16, compré una C128, la cual usaba casi siempre emulando una C64. Como la C128 era compatible en un 99% con el hardware y el software de la C64, conocí gran parte de las aplicaciones disponibles en ese momento y quedé maravillado. Mucho después, en 1999, cuando comencé a coleccionar computadoras antiguas, la C64 era la máquina que siempre había querido y nunca había podido tener. Hoy tengo unas diez C64, y la colección sigue en aumento.

A.M.: ¿Cómo está la escena actual en Argentina en lo que se refiere a los ordenadores retro y, sobre todo, a la Commodore 64?

D.C.: No soy experto en el tema, pero puedo hablar en base a mi experiencia al ser uno de los creadores y administradores del sitio retrocomputación.com, la comunidad de coleccionistas y usuarios de microcomputadoras más importante de Latinoamérica. Desde que iniciamos el sitio en 2006 (junto a dos amigos: Jorge Castillo y Pablo Roldán), a la fecha hay casi 600 usuarios registrados. Aunque la mayoría colecciona computadoras retro de todas las marcas y modelos, como es mi caso, hay usuarios específicos de determinadas plataformas.

La mayor parte de la comunidad la conforman usuarios de Commodore, MSX, Amiga y Sinclair, las cuatro plataformas para las cuales se realizan más desarrollos de hardware y software. En menor medida se pueden encontrar entusiastas de Atari y Tandy, así como de Apple y Texas Instruments.

Además de intercambios y proyectos en conjunto con usuarios de América y Europa (sobre todo España) en la Argentina se llevan a cabo exposiciones, reuniones retro y competencias como Retrospectiva, este año auspiciada y declarada de interés cultural por la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación, en donde se puede participar programando, dibujando y componiendo música para las distintas plataformas retro.

A.M.: ¿Qué uso se le puede dar en la actualidad y qué uso le das vos?

D.C.: La C64 es posiblemente la máquina de 8 bits de culto más importante, un equipo que aún vive y brilla en miles de hogares de todo el mundo. Por fortuna, existe una gran comunidad que mantiene viva la plataforma desarrollando software y hardware con proyectos como una laptop ultramoderna, una interfaz para conectar la guitarra de Guitar Hero, una placa de red Ethernet (sí, para conectar la C64 a Internet !!), un sistema operativo avanzado y hasta un cliente para Twitter.

También, la C64 inspiró a muchos músicos y programadores, por lo que actualmente se compone música especialmente con el chip SID de la C64. Aquí en Argentina, por ejemplo, algunos usuarios expertos en electrónica han desarrollado una interfaz para emular el hardware de una diskettera a través de una tarjeta de memoria.

El uso que le doy yo es mucho más clásico. La uso básicamente para jugar y para probar software, que gracias a Internet hoy en día se puede conseguir on line prácticamente todo el catálogo existente. Cada tanto, con amigos, hacemos reuniones y pruebas de hardware. Recientemente estamos por testear algunos módems y software de comunicación.

De todas maneras, y a pesar de que la C64 posee software para uso profesional como bases de datos, procesadores de texto y planillas de cálculo, nadie la usaría hoy para su trabajo teniendo la mayoría de las aplicaciones en la nube y sin necesidad de lidiar con los diferentes formatos de grabación.

En definitiva, su uso se ve restringido a la comunidad de usuarios y coleccionistas, que está dispersa por todo el mundo.

 


 

Este sitio forma parte de la comunidad de

[ volver al inicio de la página ]

Ultima actualización: AGOSTO de 2015
- Copyright (C) 2006/2015 Home Computer - www.homecomputer.com.ar -